Archive: November 2016

El taco y su tendencia como #FelizDíaDelTaco

Buscando en internet acerca de la gastronomía mexicana, me topé con una noticia de la cual no me había enterado (declaro mi ignorancia); debido a que la gastronomía mexicana fue declarada en 2012 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en la red social de twitter nació la tendencia #FelizDíaDelTaco, porque los deliciosos tacos son medulares en muchos de los platillos de esta hermosa tierra.

Ahora bien, por sí solos, los tacos son platillos completos por excelencia y gracias a la gran diversidad de ingredientes y recetas, a lo largo y ancho del país podemos degustar una gran diversidad de sabores con texturas y colores únicos.

Es difícil determinar cuáles son los tacos más ricos o populares, ya que ante tanta variedad, todos se antojan y saben deliciosos.

Sin embargo, te vamos a dar solo una idea de los más representativos, veamos:

Los tacos al pastor sencillamente son deliciosos, en donde la combinación de carne de cerdo adobada, con piña, salsa, cebolla y cilantro, te hace agua la boca.

Y vaya, el ir a comer tacos al pastor tiene una recompensa además del sabor, ya que un buen taquero de pastor ofrece un espectáculo al momento de cortar la carne del trompo, lanzar el trozo de piña y al agregarle todos los condimentos.

El siguiente es otra delicia culinaria y son los tacos de cochinita pibil, también es una carne de cerdo o pollo, adobada con achiote y naranja agria, acompañada con cebolla morada y la famosísima salsa habanera.

Entre los tacos más populares, que incluso se consideran como una “delicia culinaria callejera”, están los tacos de suadero, en donde no puede faltar una salsa muy picosa.

taco-emoji

Otro tipo de taco sensacional que gusta mucho es el taco de canasta, que bien puede ser de papa, chorizo, chicharrón, mole verde y al ser de un tamaño pequeño, literalmente te los “bebes”.

Los tacos de barbacoa son los preferidos para un fin de semana o cuando tuviste una noche de fiesta. Este taco, hecho con carne de borrego, suele acompañarse con su respectivo consomé calientito, junto a una salsa borracha, cilantro, cebolla; este taco levanta “a los muertos”.

En México aún se conservan los mercados y tianguis, y son en estos lugares donde los tacos de cecina, ya sea natural o adobada, son los más solicitados.

La cecina es carne de res asada y finamente picada y se puede acompañar con papas, nopales y un poco de cebolla. Una combinación muy solicitada es el “campechano”, en donde se coloca un poco de longaniza.

Ahora hemos llegado a los tacos especiales, en donde o te gustan o sencillamente no son de tu preferencia.

En esta sección desfilan los tacos de cabeza, que pueden ser de res o borrego e incluyen lengua, oreja, sesos, etcétera. Donde el secreto de su sabor radica en que se cocinan al vapor y no pueden faltar la cebolla, el cilantro y una salsa muy picosa.

tacos-al-pastorUn poco más sofisticados son los tacos de mixiote, hecho de carne de puerco y ya vemos su alternativa con pollo. Es un taco un poco más laborioso en su preparación, en donde la carne la envuelven en una hoja de maguey junto con nopales y salsa.

Los tacos de la parrilla, se encuentran entre los más solicitados en las taquizas para fiestas, ya que ofrecen gran variedad de carnes, como la costilla, bistec, adobado, chuleta, longaniza, alambre, etcétera.

El éxito de este taco lo otorga la destreza de un buen taquero, ya que además de asar, cortar y servir el taco, la carne se asa al carbón, dándole ese sabor único.

Por supuesto, los mejores compañeros de este taco son la cebolla, el cilantro y una salsa picosa.

Vaya, después de este recorrido, es momento de ir a buscar un buen taquito para cenar. ¡Buen provecho!

Monasterios

Hace poco, al estar volando en una aeronave de VivaAerobus, tomé una revista que se encontraba en frente de mí y leí un artículo que hablaba sobre los monasterios virreinales en México, donde se explicaba brevemente su historia y el papel que jugaron en la vida cotidiana de aquellos tiempos imperiales.

Al aterrizar en mi destino, decidí descubrir más sobre estos lugares donde los hombres abandonaban sus cuerpos para pulir su alma y servir al mundo con la profundidad de su espíritu.

La vida monástica es una tradición y un modo de vivir que comienza durante los últimos años del imperio romano, donde los monjes laboraban en el campo, visitaban a los enfermos, daban asilo a los necesitados y rezaban por el destino de un mundo que se incendiaba a diario con el avance de las tribus bárbaras desde el norte para aplacar a Roma, un imperio que abandonó sus creencias paganas por la religión católica después de la visión del Emperador Constantino.

Tras ser atacado por todos los frentes, el descenso de Roma era inminente, un fenómeno que apagaría la luz del mundo y le acobijaría con una manta de una espesa obscuridad por muchos siglos.

Cuando esto sucedió, el mundo perdió a su punto de gravedad y a su proveedor de vitalidad, muchas veces descrito en textos de la época, como si el sol se hubiese apagado y abandonado a los hombres a su suerte.

Cuando eso sucedió, lo único que quedaba verdaderamente en función eran los monasterios, localizados en lugares sumamente remotos, como bosques, montañas y a orillas de lagos olvidados por la civilización.

Estos monasterios y sus monjes se dedicaron a caminar por días enteros con bienes que habían cosechado para ayudar a las poblaciones marginadas tras la caída de Roma, siendo este un escenario verdaderamente apocalíptico, similar a un desastre nuclear en nuestro siglo.

24da7aab825c7be514bcafa49a1b080c

Al pasar los siglos, el mundo comenzó a avanzar y la civilización comenzó a establecerse; sin embargo, los monasterios siguieron viviendo en un estado de austeridad absoluta, donde el trabajo, el servicio a la comunidad y la oración eran la orden del día.

Algunos monasterios eran tan exigentes con sus monjes, que habían meses enteros que los pasaban en silencio, simplemente debido a que el hablar es ejercer nuestra propia voluntad  y su voluntad pertenecía estrictamente a Dios.

Monjes como San Benito llegaban a tales extremos que se retiraban a vivir tres años en una cueva, donde en temporada de lluvias el agua subía medio metro, esto haciéndolo como penitencia por los pecados cometidos por el mundo. Esta es una de las razones por las cuales San Benito es el padre de los exorcismos; se dice que su mera imagen expulsa demonios de los cuerpos atormentados.

Hoy en día, son pocos los verdaderos monasterios que quedan  en la religión Católica, sin embargo, en el mundo ortodoxo siguen siendo un modo de vida para muchos.